•  
  • spanish
  • germany
  • chinese
  • english
  • italian
  • deutch
  • portuguese
  • russian
  • arabic

Protección al consumidor en el mercado hipotecario francés

Protección al consumidor en el mercado hipotecario francés

Como inversor extranjero, usted tal vez se incline a buscar financiación hipotecaria para su propiedad francesa, en su banco local y de confianza. Sin embargo, obtener financiación francesa tal vez le ofrezca tributación, capital, herencia, cambio de divisas u otros beneficios que hagan de obtener una hipoteca francesa una buena idea.  Al obtener financiación de un país extranjero, seguramente no quiere que se aprovechen de usted por no tener experiencia con productos hipotecarios extranjeros o debido a las barreras del lenguaje.  El primer paso para protegerse a usted y a sus bienes, es leer algunos de nuestros otros artículos sobre el mercado hipotecario francés y familiarizarse con aquello disponible.  El segundo paso es asegurarse de contar con profesionales calificados y bilingües, que estén pendientes de sus mejores intereses.  Y el tercer paso es conocer y entender la legislación que tiene el gobierno francés para proteger a los consumidores que deseen adquirir bienes raíces en Francia.  La legislación francesa consta de una variedad de reglas y restricciones que los prestamistas deben cumplir.

Esta legislación entra en acción antes siquiera de que usted contacte a un prestamista.  Cualquier anuncio de préstamo debe identificar claramente al prestamista, las características del préstamo incluyendo tasa de porcentaje anual, procedimiento de la solicitud y períodos de retraso.  Luego de que usted solicite el préstamo, cualquier oferta preliminar de financiación debe estar por escrito.  La oferta preliminar debe dar detalles del préstamo incluyendo el programa de amortización, mostrando el pago principal y de intereses, requisitos de seguro, opciones para transferir el préstamo a una tercera persona y cualquier costo de cancelación en caso de que el préstamo se lleve a cabo.  El consumidor debe tener un mínimo de treinta días para decidir si acepta o no el préstamo y sus condiciones.  Una vez que el préstamo es finalizado, el consumidor tiene once días adicionales para reconsiderar y hasta cancelar el préstamo sin ninguna sanción.

Las protecciones de préstamo del consumidor continúan incluso luego de que la hipoteca haya sido finalizada y de que el dinero haya sido prestado.  En el caso de una disputa legal sobre la adquisición de la propiedad, es posible que se suspendan los pagos de la hipoteca hasta la resolución del asunto. A menudo, los prestamistas impondrán una sanción por prepago si un consumidor desea cancelar su préstamo con anticipadamente, sin embargo, está sanción no puede aplicarse en caso de que el prepago sea el resultado de una jubilación, fallecimiento, o cambio de empleo.

La legislación francesa de préstamos al consumidor protege todas las transacciones de adquisición de bienes raíces con la excepción de adquisiciones realizadas por comerciantes profesionales de bienes raíces o en subastas.  En general, la ley francesa proporciona un ambiente seguro de préstamos para prestatarios informados, independientemente de su nacionalidad.

Copyright © InmueblesFrancia.com

Ayúdenos a mejorar nuestro portal